miércoles, 29 de septiembre de 2010

El primer condensador, la Botella de Leiden

La fascinación que producían los experimentos eléctricos entre el público se incrementó con el descubrimiento de la botella de Leyden o primer condensador de electricidad conocido.

El descubrimiento fue casual, cuando, Ewald Georg von Kleist en 1745, recibió una fuerte descarga eléctrica, intentando electrizar, con una máquina electrostática, el agua de una botella a través del clavo que traspasaba el corcho.
El nombre de Leyden se debe a los experimentos de Pieter Musschenbrock, hechos en 1746 en la ciudad de Leyden.

Está constituida por dos conductores (armaduras), uno interno y otro externo separados por el cristal (dieléctrico). Al comunicar a la armadura interna una carga eléctrica se incrementa su capacidad por la atracción que ejerce la armadura externa. Cuando agarramos la botella por la armadura externa, nuestro cuerpo aumenta la capacidad de los conductores.

Esta información se ha sacado del siguiente enlace: aquí

En el siguiente vídeo podemos ver qué es y cómo se carga una Botella de Leiden:



La botella de Leiden fue el primer condensador.